Palabras de Poder


palabras-de-poder

Palabras de Poder… Hablar demasiado de nuestros problemas los aumenta y nos induce al fracaso. Los hijos de Dios debemos decir lo que Él ya dijo en su palabra. Nuestras emociones y palabras deben ser positivas porque creemos que la última palabra la tiene nuestro Padre Celestial.

El poder de la lengua

el-poder-de-la-lengua


El poder de la lengua… Todos comen  de su fruto ya sea para bendición o para maldición. La lengua da vida o muerte según las palabras. Si expresas rencor, ira, venganza, celos, burlas, desprecio y maldices a otro, lo cierto es ese odio escondido en el corazón te hace hablar mal y así te auto destruyes. Pero si  hablas bendición, eres generoso, tus palabras tendrán bondad y misericordia y atraerán las bendiciones a tu vida.

No murmurar

no-murmurar

No murmurar… Evita que el temor nos llene de pensamientos y de palabras llenas de miedo e incertidumbre, con la ayuda del Espíritu Santo somos guiados a toda verdad y libres de toda negatividad.

El valor de la Discreción



discrecion

El valor de la discreción... Esta virtud distingue a la gente noble, de trato agradable, suave y prudente, que mira y destaca lo bueno, lo digno de elogio y de buen nombre. Piensan antes de hablar y así protegen su intimidad y la de los demás. No se prestan para avergonzar a nadie, no divulgan sus secretos y no participan en contiendas.

Juzgar es malo

juzgar


Juzgar es malo... Jesucristo advirtió: "Porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados y con la medida con que medís se os medirá". Existe un principio eterno que nos aclara que “no” estamos autorizados para juzgar según  las apariencias, sino con justo juicio. Juzgar en forma injusta a una persona acarrea una sentencia aterradora que activa la ley de la retribución contra nosotros.

No critiques más


no-critiques

No critiques más... La actitud crítica daña la comunión y el corazón, nos vuelve vengativos, crueles, con pensamientos contrarios a la bondad del Señor. Esta odiosa costumbre rompe la armonía en las relaciones. La crítica destructiva y despectiva genera reacciones negativas en la persona criticada que hará todo por vengarse y no aceptara su error.